Fisioterapia
volver
      Fisioterapia


LUMBALGIA EN EL EMBARAZO
MASAJE PERINEAL
PREAPRACIÓN AL PARTO
CONSEJOS
HIGIENE POSTURAL
EJERCICIO TERAPÉUTICO
MÁSAJE DESCONTRACTURANTE
 


Cuando una mujer se queda embarazada experimenta, a lo largo de todo el proceso, cambios físicos que van más allá del diámetro de su barriga. Su columna, sus caderas, sus articulaciones y su musculatura, se irán adaptando para albergar al bebé y dar a luz posteriormente.
Todas estas modificaciones le provocarán molestias a la futura mamá y los cuidados de un fisioterapeuta le serán de gran ayuda para minimizar los dolores normales del proceso y prepararla para el parto.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia obstétrica?
Es normal que al ensancharse la pelvis provoque dolor y molestias al caminar, al bajar o subir escaleras, al separar las piernas, en la parte baja de la espalda y del suelo pélvico y en la cara anterior de las extremidades inferiores. 
A través de la fisioterapia podemos ayudar a la mujer embarazada a disminuir esas molestias realizando técnicas suaves de movilidad articular, masajes, estiramientos y consejos de higiene postural.
Es importante también que la mujer se vaya preparando físicamente. Practicar deporte suave como Pilates, acudir clases de preparación al parto dirigidas por fisioterapeutas, estirar cada día y salir a caminar, también son buenos complementos para estar en forma. 
A demás, a través de masaje perineal y ejercicios específicos, podemos preparar el suelo pélvico para que tenga la fuerza y elasticidad necesaria para intentar disminuir el tiempo de trabajo de parto y evitar que se practique una episiotomía o evitar sufrir un desgarro de la musculatura.