Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


Fisioterapia Post - Mastectomía

 

FISIOTERAPIA POST - MASTECTOMÍA

La rehabilitación después de una mastectomía con vaciado axilar tiene dos vertientes: el tratamiento inicial posquirúrgico y el tratamiento y control de las complicaciones en fase tardía. El tratamiento posquirúrgico se puede iniciar a las 24 horas de la operación y se basa en la cinesiterapia del brazo. Además, se debe informar sobre la prevención de posteriores complicaciones, enfatizando en el linfedema. Por su parte, la fisioterapia en fase tardía es clave en el control y el tratamiento de las complicaciones. El linfedema aparece en un 20% a 26% de los casos después del tratamiento del cáncer de mama, es crónico y puede desarrollarse de forma inmediata o a largo plazo. Su pronóstico mejora con una detección precoz, y el objetivo del tratamiento es controlarlo y disminuirlo, mejorar el confort del brazo y mejorar la calidad de vida de la afectada. En el tratamiento del linfedema se diferencian tres fases: posquirúrgica inmediata, fase tardía e instaurado crónico. Aunque no es única, la terapia en la fase instaurada siempre incluye cinesiterapia, drenaje linfático y uso de prendas de presoterapia. La colaboración y la motivación de la paciente son cruciales, de modo que la ayuda psicológica debe incluirse como parte esencial del tratamiento.

Fase posquirúrgica inmediata

El objetivo será la recuperación del arco articular. El tratamiento se puede iniciar a las 24 horas de la intervención (siempre que el cirujano lo permita) y se basa en la cinesiterapia. Igualmente, en esta fase de la recuperación es muy importante el proceso de información por parte del fisioterapeuta. El fisioterapeuta debe informar a la paciente sobre la posible aparición de complicaciones, destacando el linfedema, de modo que la información en esta etapa inicial es crucial para la prevención a la vez que fomenta la colaboración de la afectada en el tratamiento. Es necesario dar una información adecuada y personificada a cada mujer para fomentar el autocuidado y para clarificar las dudas que puedan crear angustia o medio creando una guía de autocuidados y consejos.

Medidas de prevención en fase tardía

A estas alturas del proceso de rehabilitación, el fisioterapeuta debe insistir en los autocuidados de la paciente.

Entre los problemas más frecuentes que pueden aparecer en esta fase y que requieren la intervención del fisioterapeuta destacan las retracciones ligamentosas y tendinosas por inactividad muscular, el denominado “hombro congelado”, la escápula alada, las alteraciones estéticas, las molestias vertebrales por asimetría del tórax y el linfedema, siendo este último la complicación más grave.

Linfedema

Se define como linfedema el edema de los tejidos blandos debido a un incremento en la cantidad de linfa, como resultado de una incapacidad del sistema linfático para eliminar proteínas y macromoléculas, o por una excesiva producción de linfa causada por la obstrucción o alteración de los vasos linfáticos.

Diversas causas pueden llevar a la aparición de linfedema en una paciente en tratamiento por cáncer de mama: el abordaje quirúrgico, la aplicación de radioterapia, la fibrosis local por procesos hemorrágicos y serosos de la cicatriz, la falta de movilidad por miedo, la retracción de la cicatriz, posibles lesiones nerviosas y por falta de medios de prevención.

Síntomas Los síntomas de la aparición del linfedema son básicamente sensación de tirantez y pesadez en el brazo, acompañada de hormigueo (debido a la compresión del nervio) y de dolor sordo y tensión. La piel se puede endurecer y volver áspera, y puede ganar brillo. En ocasiones también puede provocar linfangitis.

Tratamiento de Fisioterapia

El tratamiento fisioterápico no es único, por lo que variará según el estado del brazo y el perímetro. Serán comunes en todos los casos la autoestimulación en la zona supraclavicular, la cinesiterapia activa del miembro afectado con la prenda de presoterapia puesta, y la retirada de la prenda por la noche.

Existen diferentes tipos de tratamiento aplicables según el caso de linfedema como pueden ser la presoterapia, la cinesiterapia y el drenaje linfático manual.

A la hora de realizar el tratamiento hay diferentes aspectos que considerar. Siempre se debe dar prioridad al estado general de la paciente (debido a la quimioterapia pueden estar débiles), y no se realizará el tratamiento mientras la paciente esté siendo sometida a radioterapia. Cuando se realiza el tratamiento, el fisioterapeuta debe controlar y vigilar el estado del brazo, vigilar la colocación de la prenda de presoterapia y controlar el estado de la prenda (que no esté deteriorada ni cedida). Además, se deben controlar y vigilar las linfangitis de repetición que puedan desarrollarse.

 

Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos, queremos y podemos ayudarte. Ponte en manos de profesionales.

Pide cita llamando al 968 967 163 / 640 940 753 (Juan de Borbón).