Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


FISIOTERAPIA PREVENTIVA

“Es que ya no puedo más. He estado aguantando a ver si se me quitaba este dolor solo… pero no se me va”.

Esta es una de las frases que más escuchamos en las consultas, pacientes que acuden a nosotros cuando el dolor es muy intenso o cuando lo tienen mucho tiempo.

La mayoría de casos son por mantener una mala postura mucho tiempo o haber estado haciendo un mal gesto de forma repetida. ¿Se podría haber evitado? SI.

Aunque tenemos la idea de que al fisioterapeuta hay que ir cuando tenemos una lesión, ¿por qué no pasamos al MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR?

La prevención en fisioterapia EXISTE.

-          Si tu trabajo implica coger pesos: el fisioterapeuta es la persona idónea para enseñarte cómo hacerlo.

-          Si practicas algún deporte: el fisioterapeuta te ayudará a descargar la musculatura para un mejor rendimiento.

-          Si pasas muchas horas sentado: el fisioterapeuta te enseñará ejercicios para para mejorar tu postura.

-          Si has pasado un episodio de lumbalgia o ciática: el fisioterapeuta, tras la recuperación, te ayudará a fortalecer la musculatura para evitar recaídas.

-          Si pasas muchas horas estudiando: el fisioterapeuta puede enseñarte diferentes pautas de higiene postural para prevenir dolores de espalda.

-          Si tu trabajo implica mucho estrés: el fisioterapeuta te ayudará a descargar esa “tensión” acumulada.

Es muy importante tener en cuenta esta parte de la fisioterapia, ya que es fundamental para evitar el tener que visitarlo con una lesión que implique un largo periodo de recuperación.

¿Visitamos una vez al mes al fisioterapeuta o esperamos a lesionarnos y pasamos una temporada sin poder hacer una vida diaria con normalidad?

Y no sólo se trata de evitar lesiones, sino también ganar en calidad de vida. Un buen fisioterapeuta te permitirá vivir sin esas molestias diarias a las que no les damos importancia, hasta que la tienen: esa “sobrecarga” en los trapecios, esa pequeña molestia lumbar al final día, ese dolor en el hombro cuando llevas un tiempo trabajando o esas leves pérdidas de orina cuando te ríes o haces un esfuerzo.

COMO YA HEMOS DICHO: MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR. ¡VISITA A TU FISIOTERAPEUTA REGULARMENTE!