Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


CONTRACTURA MUSCULAR

Una contractura es un aumento del tono muscular (hipertonía muscular) debido a una contracción involuntaria del músculo mantenida en un determinado periodo de tiempo. 

La aparición de una contractura va a dificultar el estiramiento de ese músculo, por lo que puede conllevar una limitación del movimiento. Por otro lado, también puede suceder que la contractura presione una arteria que pasa por la zona, disminuyendo el flujo sanguíneo: un músculo con poco flujo sanguíneo es susceptible de contracturarse aún más.  

El espasmo del músculo, la limitación del movimiento y la disminución del flujo sanguíneo va a activar al sistema nervioso local, provocando un fuerte dolor. También tenemos que tener en cuenta, que para evitar el dolor, la persona empieza a adoptar malas posturas, lo que puede dar lugar a la aparición de dolores en otras zonas del cuerpo. 



 

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE UNA CONTRACTURA?

Un músculo se contractura cuando se le pide un esfuerzo mayor al que puede soportar. Las diferentes causas de una contractura son:

·         Un esfuerzo repentino, brusco e intenso sin que el músculo esté preparado para ello. Ej: coger un peso de forma inadecuada.  

·         Por un esfuerzo muscular (no muy intenso) prolongado durante mucho tiempo. Ej: mantener una postura forzosa.

·         Sedentarismo: la falta de actividad muscular provoca que el músculo pierda su elasticidad, y por lo tanto tienda más a contracturarse.

·         Mala práctica deportiva: la falta de calentamiento, el exceso de carga en los entrenamientos… pueden dar lugar a que el musculo no vuelva a su estado relajado.

·         Estados de estrés/ansiedad: en momentos de estrés o ansiedad el cuerpo se encuentra en estado continuo de “alerta”. La musculatura  aumenta su tono durante un largo periodo de tiempo, lo que causa contracturas musculares. Estas suelen producirse en la zona cervical.

 

¿CÓMO SE SOLUCIONA UNA CONTRACTURA MUSCULAR?

A la hora del tratamiento tenemos que tener en cuenta el tiempo de evolución o las causas de esa contractura.

Ø  En contracturas que se dan por un sobreesfuerzo deportivo, y si la musculatura esta sana, a veces, simplemente con la disminución de la carga es suficiente para que el músculo vuelva a su estado de “reposo”

Ø  En contracturas que se dan por malas posturas, esfuerzos bruscos, sedentarismo o estados de estrés, es decir, que están presentes en nuestro cuerpo durante un periodo de tiempo prolongado, será necesario acudir a un fisioterapeutA.

 

 TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

EL tratamiento de fisioterapia pasa por diferentes fases:

Ø  Trabajo del fisioterapeuta: en primer lugar el fisioterapeuta trabajara el músculo con diferentes técnicas para deshacer la contractura y volver al músculo a un estado de normotonia. Las técnicas que se utilizan para esto son:

o   Masaje

o   Manipulaciones vertebrales. Manipularemos las vértebras de las cuales depende de la inervación de ese músculo.

o   Punción seca. Técnica con la cual, a través de una aguja, se “rompen” los Puntos Gatillos.

o   Estiramientos

El elegir una técnica u otra, o la combinación de varias dependerá de las características de cada paciente y de la evolución de la contractura.

Ø  Trabajo del paciente: esta segunda fase es la más importante. El fisioterapeuta mandara una serie de ejercicios al paciente dependiendo del objetivo marcado:

o    Fortalecer la musculatura que tenga poco tono por una falta de actividad.

o   Estiramientos de la musculatura con exceso de tono

o   Corrección de la postura. Ya que la mayoría de contracturas que vemos en consulta son por una mala postura mantenida durante un tiempo prolongado, nuestro trabajo se centra en corregir esa mala higiene postural.  

o   Corrección de la técnica o carga de la práctica deportiva.

 

OLVIDATE DE LOS ANTIINFLAMATORIOS Y LOS RELAJANTES MUSCULARES…ACUDE A UN FISIOTERAPEUTA PROFESIONAL.