Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


Tortícolis muscular congénita en bebés. ¿Como detectarla rápidamente?

La tortícolis muscular congénita es una enfermedad frecuente en los neonatos o que se manifiesta durante los dos primeros meses de vida y se asocia a un acortamiento del músculo esternocleidomastoideo (ECM). 

Esto produce una asimetría en la cabeza y cuello, es decir, el bebé tendrá la cabeza girada hacia un lado. Esta patología se detecta en las primeras semanas de vida.

Aparece de forma más frecuente en el lado derecho, lo cual seguramente provocará una Plagiocefalia (aplanamiento unilateral del cráneo del bebé por permanecer en la misma posición por un largo periodo de tiempo).


Causas:

·         Reducción del suministro de sangre al músculo.

·         Parto traumático como el uso de fórceps o ventosas.

·         Mal posicionamiento o restricción intrauterina, frecuente en el primer embarazo o en un bebé prematuro debido a la posición​ intrauterina.

Características:

·         Posición de la cabeza: Inclinación hacia el lado de la lesión y Rotación al lado contrario de la lesión.

·         Plagiocefalia

·         Tumoración (bulto) en el ECM, será una fibrosis secundaria al poco aporte de sangre.


 

¿Cómo descubrimos la deformidad?

Los padres pueden notar que el niño siempre tiene la cabeza inclinada hacia el mismo lado y que tiene dificultades para girar hacia el otro lado. A veces, se puede notar un bultito en forma y tamaño de una oliva a nivel del músculo lesionado.

En el 75% de los casos, la inclinación de la cabeza es hacia la derecha mientras que la barbilla señala hacia la izquierda. A menudo el niño presenta una asimetría facial con un discreto aplanamiento de la cabeza del lado afecto, que en algunos casos puede persistir a pesar de la corrección de la tortícolis.

 

¿Cuál es el tratamiento más adecuado para mi bebé?

El tratamiento inicial es un tratamiento fisioterápico que consiste en la realización de manipulaciones y ejercicios de estiramiento por parte del fisioterapeuta. Además, los ejercicios deben hacerse también en casa por parte de los padres, con suavidad, un mínimo de 4 veces al día, repitiendo unas 20 veces cada uno de los ejercicios que nosotros les enseñamos.

 

¿La enfermedad es grave? ¿Puede dejar secuelas?

Cuando la deformidad se descubre en el recién nacido o durante los primeros meses de vida y el tratamiento de fisioterapia se inicia inmediatamente, la evolución suele ser muy buena. En el 90% de estos bebés se consigue la corrección completa sin deformidades residuales.

Los niños que hacia el año de edad no han respondido de forma adecuada al tratamiento o han sido diagnosticados con retraso, pueden necesitar un tratamiento quirúrgico, que consiste en un alargamiento del músculo esternocleidomastoideo.

 

Si sospechas que tu bebé puede tener esta patología no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nos encargaremos de valorar y tratar a tu bebé.