Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


SINDROME DEL PIRAMIDAL

SINDROME DEL PIRAMIDAL

 

 

En primer lugar, tenemos que empezar hablando del “famoso” músculo Piramidal. Este músculo, se encuentra en la pelvis, desde el sacro hasta la cabeza del fémur, por debajo de los glúteos.


Por debajo de él, encontramos al nervio ciático, nervio que recorre toda la pierna hacia abajo hasta llegar al pie.

 
   

Por su disposición anatómica, éste es un músculo que tiende a contracturarse. Cuando esto sucede, los puntos gatillos del piramidal dan lugar a un dolor irradiado por la parte posterior del muslo hasta el hueco poplíteo (la corva), como podemos observar en el dibujo. Este dolor aumenta cuando el paciente pasa mucho tiempo sentado o cuando sube escaleras o cuestas.


Debido al dolor que provoca este músculo, es muy común confundir los síntomas con una ciática, es por esto que al síndrome del piramidal también se le conoce como “Falsa ciática”.

Además, cuando este músculo se contractura, puede comprimir/atrapar al nervio ciático, haciendo que se confunda aún más con una ciática (en este caso, la compresión del nervio seria a nivel lumbar, y los síntomas de hormigueo y parestesia llegarían hasta el pie).

CAUSAS DEL SINDROME DEL PIRAMIDAL

Las principales causas del síndrome del piramidal son:

-         Malas posiciones de la pelvis:

o   Estar mal sentado durante mucho tiempo.

o   Sillas duras donde existe una compresión del músculo.

o   Permanecer mucho tiempo de pie apoyados en el mismo pie.

o   Conducir durante mucho tiempo…

-         Mala práctica deportiva:

o   Impactos en suelos duros.

o   Correr en la playa donde el terreno está en desnivel

o   No respetar los descansos, sobrecargando al músculo

o   No hacer estiramientos…

 

Otras causas de espasmo del músculo piramidal pueden ser:

-         Inyección intramuscular mal puesta

-         Hiperpronación del pie

-         Traumatismo

-         Escoliosis, tener una pierna más corta que la otra…

 

TRATAMIENTO SINDROME PIRAMIDAL

Tras un correcto diagnóstico, donde descartaremos que las lumbares estén implicadas en los síntomas del paciente o cualquier otra patología que pueda dar síntomas similares, pasaremos a tratar tanto el músculo piramidal. Además, si en este diagnóstico observamos que el nervio ciático esta comprimido o atrapado por el piramidal, tendremos que liberarlo.

Para el tratamiento del músculo, nos serviremos de las diferentes técnicas que la fisioterapia pone a nuestro alcance, como son: la punción seca, el masaje, los estiramientos o las manipulaciones osteopáticas.

Por otro lado, nos ayudaremos de las técnicas neurodinámicas para movilizar y liberar al ciático.

Es importante tener en cuenta la causa de este síndrome, ya que tendremos que corregirla para no volver a recaer. Por ejemplo:

- Si es por una mala práctica deportiva: tendremos que fijarnos si es por usar un mal calzado, si es el terreno o la pisada del deportista…

- Si es por malas posturas: daremos las pautas y trabajaremos con una serie de ejercicios terapéuticos para corregir la mala postura del paciente…

Por último, además de evitar las causas del dolor, fortaleceremos toda la musculatura de la faja abdominal y las lumbares para evitar recaídas y proteger la zona.

 

RECUERDA PONERTE EN MANOS DE PROFESIONALES DE LA SALUD Y DEL DEPORTE