Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


¿ CREES QUE TU HIJO TIENE PIES PLANO? Descubre en qué consiste esta patologia


PIE PLANO INFANTIL

 

El pie desempeña doble función, soportar el peso del cuerpo y permitir el desarrollo dinámico del paso al caminar, lo que supone simultáneamente flexibilidad y resistencia. No obstante, el pie se encuentra generalmente deformado ya que se ve sujeto a solicitaciones mecánicas del peso del cuerpo y del calzado, que a menudo, no son los adecuados.

Se considera pie plano valgo al hundimiento o no formación del arco interno plantar, generalmente mantenido por el musculo tibial posterior y peroneo lateral largo; lo que ocasiona una desviación del talón hacia fuera (valgo de calcáneo), abducción de antepie en carga y cierta inestabilidad a la hora de caminar por posibles adaptaciones a todo el miembro inferior, generalmente, en rotación interna.
                                                         

CAUSAS

La causa más común es la hiperlaxitud de ligamentos y tendones que es frecuente a edades tempranas, siendo también otras de las causas las alteraciones musculares, óseas o neuropáticas.

  No se agobie si su hijo presenta pies planos y ya va teniendo una determinada edad; el pie plano valgo infantil se puede presentar de forma fisiológica en los niños hasta los 10 años de edad. Después de aprender a caminar, será entre los 2 y los 3 años cuando se comienza a hacer visible el arco longitudinal del pie.  En la infancia predomina el pie plano debido a su mayor elasticidad y a la presencia de tejido adiposo, el cual a medida que crece va desapareciendo de la planta del pie. Sin embargo, en ocasiones éste no se llega a desarrollar.

Existen dos tipos de pie plano, flexible o rígido.

Pie plano flexible se caracteriza por presentar una estructura ósea normal pero con mucha flexibilidad en sus articulaciones, por tanto, cuando se apoya el pie y se deja caer el peso del cuerpo éste se deforma.

Pie plano rígido se caracteriza por presentar mayor restricción de movilidad de las articulaciones.

Existen dos test para englobar esta patología en uno de estos dos:

Test de Jack: consiste en el aumento del arco plantar al subir el 1º dedo del pie; indicativo de pie plano flexible, sino aparece, se tratará de pie plano rígido.

Test de Heel Rise (test de puntillas). Si el niño se pone de puntillas y el talón que está en valgo se corrige (recto y hacia dentro), se trata de un pie plano flexible, si no rígido.

 

SINTOMAS

A nivel visual: deformidad o aplanamiento del arco plantar; marcha incorrecta, sobretodo con mayor apoyo de la cara interna del pie lo que hace que rote en pie hacia dentro acompañado de una rotación interna de todo el miembro inferior por posible compensación; caídas frecuentes o torpeza en la marcha/correr por el choque de las rodillas que generalmente suelen estar en continuo contacto (debido a la rotación interna dicha anteriormente); alteración en la colocación de los dedos.

A nivel sensitivo: aumento de la sensibilidad del pie del niño; dolor en la parte posterior del retropié, gemelos o rodillas; calambres musculares.

A nivel general: cansancio del niño tras actividad física, siendo éste más frecuente de lo normal.

 

CONSEJOS Y TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

En primer lugar y frente a toda consulta fisioterapéutica, se lleva a cabo una historia clínica donde se incluya anamnesis del paciente; exploración y un buen diagnóstico que verifique la causa principal del problema relacionado con su sintomatología. Importante incluir en este caso, como en la mayoría, las posibles adaptaciones que pueden existir a causa de una incorrecta alineación de los pies; por tanto, se analizarán también rodillas, caderas y el resto de columna vertebral.

Tratamiento de fisioterapia: enfocado a ejercicios que ayuden a tonificar la musculatura favorecedora del arco plantar. Entre ellos se incluyen caminar de puntillas y/o rotación externa del pie (punta hacia fuera), arrastrar juguetes con los dedos, dibujar el abecedario, realizar movimientos circulares con la punta del pie, rodar hacia adelante y hacia atrás una botella de plástico o una pelota pequeña con las plantas de los pies, aguantar a la pata coja, entre otros.

Consejos: Caminar descalzo (ideal por arena de la playa); uso de calzado adecuado, ancho y suela flexible; evitar el exceso de peso, ya que suponen un mayor sobreesfuerzo para sus pies.

Si todo ello es reunido mediante juegos todo será mucho más divertido para los peques de casa y no supondrá un sobreesfuerzo para ellos. El objetivo por tanto será la corrección del arco plantar mientras ellos disfrutan.