Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


Acabo de ser mamá y no sé cuándo puedo retomar la práctica de ejercicio físico

 
Si eres una mujer a la que le gusta practicar ejercicio físico y acabas de ser mamá, puede que se te genere la duda de cuándo y cómo puedes volver a retomar la práctica de ejercicio y volver a ponerte en forma y recuperar la figura sin que sea perjudicial para tu abdomen y tu suelo pélvico.

Lo primero que debes saber es que durante el embarazo la mayoría de las mujeres desarrolla una separación en los músculos del abdomen a medida que el vientre se expande durante el embarazo, lo que se conoce como diástasis de los rectos abdominales.


Además, tras embarazo y el parto vaginal, los músculos del suelo pélvico pueden quedar debilitados y dejar alguna incontinencia o descenso de algún órgano de la pelvis.

 

En cualquier caso, hayas tenido un parto natural o hayas tenido una cesárea debemos respetar lo que se conoce como “la cuarentena” que es un periodo de seis semanas en las que debemos mantener un reposo relativo. No debemos practicar ejercicio intenso durante este periodo ya que nuestro cuerpo se debe recuperar correctamente después del esfuerzo del parto y el útero tiene que volver a su posición normal. Sería interesante después de este periodo realizar una valoración del suelo pélvico para ver en qué estado ha quedado.

Si has tenido un parto natural podemos tener el caso de haber sufrido o no una episiotomía o un desgarro. En el caso de haber sufrido alguna de las dos, podemos empezar a tratar la cicatriz desde el primer momento, y pasada la cuarentena podemos valorar el suelo pélvico para ver el estado en el que se encuentra y en función de eso podríamos comenzar de manera progresiva con ejercicio suave.

A diferencia del parto natural, la cesárea requiere más cuidados y la recuperación es un poco más lenta. Podemos empezar a tratar la cicatriz desde el primer momento, cuando haya cicatrizado bien y hayan quitado las grapas. Como es una cirugía mayor y se cortan muchos planos musculares, a veces la cicatriz se queda adherida y esos planos musculares se quedan pegados y es necesario liberarla para quitar esas adherencias. Otro problema que podemos encontrar en esa cicatriz es que se quede hipersensible y al tacto moleste o duela. En este caso, es recomendable esperar unos dos meses para comenzar a practicar ejercicio de manera paulatina. 


Por todo esto, la mejor manera de iniciar el ejercicio tras el parto es de una manera progresiva en ambos casos. No podemos empezar al mismo ritmo que lo dejamos antes del embarazo e incluso antes de dar a luz, porque el cuerpo ha sufrido muchos cambios y la distensión en la zona abdominal y pélvica es importante.

 

¿Y qué ejercicios son los mejores para empezar?

Debemos empezar realizando ejercicio suave como Pilates, Yoga o Hipopresivos para recuperar de forma segura el abdomen y el suelo pélvico.

Como ya sabemos, la zona pélvica sufre mucho durante el embarazo y el parto. Por eso hay algunos ejercicios, como los ejercicios de Kegel, que nos pueden ayudar recuperar la normalidad.

Podemos realizar ejercicio aeróbico suave como caminar, marcha, bicicleta estática, natación para quemar calorías y grasa en general. 

Una opción muy interesante y placentera es retomar la práctica de ejercicio junto a nuestro bebé. Seguramente notéis que la falta de tiempo va a ser un obstáculo para hacer ejercicio por lo que hacer ejercicio con nuestro bebé va a ser una opción estupenda para no tener que separarnos de él. Así que ejercicios como Pilates, Yoga o caminar son compatibles en este caso.

En nuestro centro de fisioterapia tenemos grupos de Pilates Baby, donde combinamos ejercicios de Pilates e Hipopresivos. Aquí todas las mamis podéis hacer ejercicio con vuestro bebé, siempre vigilado por profesionales especializados en ejercicio en el postparto. ¡Ya no hay excusa!