Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


HERNIA DISCAL Y DOLOR LUMBAR. DESMINTIENDO MITOS

En primer lugar debemos saber que sólo en un 10% de los casos hay correlación entre la hernia discal y el dolor.
¿Entonces por qué me duele la espalda?

Cualquier estructura que esté inervada puede generar dolor de espalda (articulación, cartílagos, musculatura, ligamentos, discos, nervios…). Por tanto, presentar una patología discal no es señal de que tenga que ser la causante de nuestro dolor, sino que pueden existir otros motivos.
El dolor de espalda puede deberse a alteraciones o déficit en el movimiento y en el control motor. Otros factores de riesgo son obesidad, problemas de sueño, tabaquismo, sedentarismo, estar mucho tiempo sentado o de pie, largas caminatas, estrés, depresión, exposición a vibraciones.

Mostramos a continuación FALSOS MITOS sobre el dolor lumbar y hernias discales:

1º MITO: EL TAMAÑO IMPORTA! Falso. ¿Sorprendente verdad?
El tamaño de la hernia no tiene nada que ver con el dolor que provoca.
Lo que es verdaderamente importante es su localización. ¿Comprime y desvía la raíz del nervio? ¿Ocupa espacio en el canal medular? Es eso a lo que hay que prestar atención.

2ºMITO: LAS HERNIAS DISCALES DEBEN OPERARSE. Falso
La cirugía es el método más drástico y radical que los tratamientos menos invasibles y no significa que sea el más efectivo ni curativo. De hecho, un 15% de cirugías de columna no obtiene resultados deseados. Existen casos que inevitablemente requieren de esta técnica como son aquellos con déficit motor o en los que se presenta el SÍNDROME COLA DE CABALLO (déficits neurológicos progresivos, incontinencia urinaria/fecal, retención urinaria, debilidad de miembros inferiores, alteración de la marcha).
En caso de tener que ser intervenido, se debe comenzar a caminar antes de las 24-48 horas tras la cirugía.
     ¡La primera opción de tratamiento para hernias discales sintomáticas debe ser CONSERVADOR!

3º MITO: LA HERNIAS SON PARA TODA LA VIDA. Falso
Numerosos estudios han demostrado que un 30% de hernias SI SE REABSORBEN o vuelven a su sitio sin necesidad de entrar al quirófano y un 77% en aquellas que son más severas e incapacitantes.
La evolución natural es que el 88% de los casos reducen más de la mitad de la masa herniada entre 3-12 meses después de la aparición de síntomas radiculares. Y el disco herniado parece tener mejor reabsorción y recuperación eventual. 
            ¡Las hernias discales no cambian de tamaño con el tiempo, no empeoran!

4º  MITO: LA HERNIAS DISCAL ES LA CAUSA DE MI DOLOR LUMBAR. Falso
Como ya se ha dicho anteriormente, existen otros factores que pueden estar ocasionando ese dolor de espalda y no necesariamente una patología discal como pueden ser factores biológicos (anatomía, fisiología y movilidad propia de cada paciente) estrés laboral, inactividad física, posiciones mantenidas, falta de sueño. No se han encontrado estudios científicos que relacionen hernia discal con dolor lumbar; si existen aquellos que indican que podemos encontrar personas con hernias más severas o numerosas sin ningún dolor y otras con mucho dolor sin patología discal. Una hernia podría explicar episodios agudos pero no perduración de los mismos. 

MITO: EL REPOSO EN CAMA ES LO MEJOR PARA MI ESPALDA.  Falso
El reposo lo que hace es alargar la crisis del dolor lumbar o ciática, mientras que la actividad física la acorta. La evidencia nos dice que ejercicios de movilidad y  de control del movimiento en pacientes con dolor lumbar y alteraciones del control de movimiento son más efectivos para la mejora a corto y largo plazo en comparación de otras intervenciones.
                       REPOSO=ENEMIGO DE LA ESPALDA     MOVIMIENTO= SALUD

MITO: NO PUEDO PRACTICAR DEPORTE. Falso.
Estudios demuestras que aquellas personas que someten a su columna a cargas PROGRESIVAS controladas tienen mejor hidratación y menos degeneración discal.
Es importante tener un buen tono muscular de la musculatura que forma parte de la faja abdominal (transverso abdominal, oblicuos internos y externos y recto abdominal), suelo pélvico, región glútea y zona posterior de la columna. Y ¿Cómo lo conseguimos? Estando en cama como hemos dicho en mito anterior NO, sino con la práctica del ejercicio respetando siempre las cargas a los síntomas presentes en cada paciente.
                               ¡El movimiento es tu mejor medicamento!

MITO: UNA PRUEBA DE IMAGEN ES LO QUE DIAGNOSTICA MI HERNIA. Falso
Lo que importa es saber qué le ocurre a una persona y, para eso, la principal herramienta de un profesional es LA HISTORIA CLÍNICA para verificar que los síntomas corresponden o no a patología discal. Existe hernia discal tanto en pacientes con dolor de espalda como en pacientes sin síntomas, y sólo son relevantes en aquellos casos en los que existan signos clínicos y exploratorios que demuestren déficit del nervio (compresión radicular). Por tanto, el diagnóstico de hernia discal no puede basarse solamente en las pruebas de imagen como Resonancia magnética y TAC.

   ¡Las actitudes son más importante que las aptitudes!