Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


Mi bebé está de nalgas: posiciones y ejercicios para darle la vuelta.

 
 

La postura ideal del bebé para el nacimiento es la posición cefálica, es decir, la cabeza del bebé hacia abajo, con la carita mirando hacia la espalda de la mamá. La más frecuente es Occipito Anterior Izquierda (OAI), es decir, que la parte de atrás de la cabeza del bebé está en la parte izquierda de la pelvis de la madre, aunque a veces el bebé puede estar en Occipito Anterior Derecha (OAD).

posiciones de vertice

Sin embargo, a veces encontramos al bebé en presentación de nalgas, en la que podemos diferenciar varios tipos:


descarga

La mayoría de las presentaciones de nalgas terminan siendo cesáreas. Es por eso que muchas embarazadas se preocupan cuando su bebé sigue en esa posición cuando se aproxima el momento del parto. Normalmente, es entre la semana 28 y la semana 32 del embarazo cuando la mayoría de los bebés se dan la vuelta y se colocan en posición cefálica.

Es importante no obsesionarse demasiado si tu bebé aún no se ha dado la vuelta, porque a veces los bebés están de nalgas por alguna razón, como por ejemplo que puede tener vueltas de cordón y eso le impide colocarse en la posición correcta para el parto. Por eso, es importante respetar al bebé y no forzarlo con maniobras agresivas. Quizás necesite estar en esa posición por algo que no sabemos o quizás pueda ser debido al estrés de la madre, por eso lo primero que se recomienda es evitar cualquier estrés laboral, personal y conseguir un estado de máxima relajación para la madre.

 

 

 

¿Cómo puedo intentar dar la vuelta a mi bebé con posiciones o ejercicios?

A partir de la semana 30 puedes practicar estos ejercicios si el bebé aún está de nalgas:

1. EJERCICIO DE INCLINACIÓN PÉLVICA:

Túmbate en la cama con o en una colchoneta con cojines debajo de la pelvis. Tenemos que conseguir que la pelvis esté por encima de la cabeza, como si fuera un plano inclinado. La gravedad hace que la cabeza del bebe sea empujada hacia la parte superior del útero, ayudando a que se flexione, y así será más fácil para el bebé darse una voltereta para ponerse cabeza abajo.

Puedes practicarla 2 veces al día durante 10 minutos o 1 vez al día durante 20 minutos hasta que el bebé se haya dado la vuelta.

Mientras estás en esta postura deja tu peso caer sobre los cojines y aprovecha a relajarte, respirar y dar un masaje a tu bebé, haciendo con las manos movimientos en tu abdomen. Es mejor hacer la postura con el estómago vacío, para evitar reflujos.

bebe de nalgas

2. EJERCICIOS EN CUADRUPEDIA: 

Nos colocamos en 4 patas, con las rodillas separadas a lo ancho de las caderas, las manos apoyadas en el suelo debajo de los hombros y realizamos movimientos hacia delante y hacia atrás con la pelvis y haciendo círculos. También puedes hacer el ejercicio del gato: arqueando la espalda hacia arriba y llevando la cabeza hacia abajo mirando el ombligo y la posición contraria con la cabeza mirando al techo y sacando el culete.



 

3.  POSTURA DE MAHOMETANO

Con las rodillas separadas apoyadas en el suelo, baja la cabeza hacia el suelo y estira tus brazos debajo de la cabeza. Deja tu culete justo encima de las rodillas y respira tranquilamente.



Realiza estos 2 últimos ejercicios durante 8-10 minutos, así también mejorarás la flexibilidad y elasticidad de tu espalda y movilizamos toda la zona de la pelvis y caderas, que nunca está de más en este momento del embarazo ya que puede ayudar a eliminar algunas molestias en la zona.

Una vez que el bebé ya se haya colocado en posición boca abajo, deja de hacer los ejercicios, porque una vez que está boca abajo es muy difícil que se vuelva a dar la vuelta.

Precaución: si tu bebé está de nalgas en la semana 35, evita ponerte en cuclillas ya que podrías contribuir a que se encaje de en esa posición. Si ya se ha dado la vuelta y la cabeza desciende, es bueno practicar la posición de cuclillas para que se encaje en la pelvis. La posición en cuclillas está contraindicada si padeces varices vulvares o mucha congestión pélvica.

Recuerda que a partir de la semana 30 puedes empezar a practicar los ejercicios anteriores, y si ves que no funciona puedes probar alguna de las siguientes técnicas alternativas:

  1. Natación. Ayuda mucho el nadar con una tabla de flotación para que el útero descanse libremente y el bebé tenga mucho espacio y poca resistencia de la gravedad para girarse. 

  2. Emplear paquetes calientes y fríos sobre tu tripita. El bebé se alejará de la sensación fría y se colocará hacia la zona de más calor.

    • Coloca un paquete de hielo, vegetales o de semillas frío durante 5 minutos en la parte superior del vientre y otro caliente en la parte baja. De esta forma el bebé se sentirá atraído por lo calentito. Lo puedes usar mientas haces el ejercicio de inclinación pélvica.

  3. Utilizar el sonido para estimular al bebé: 

    • Reproducir música para el bebé, colocando unos cascos en la parte baja del abdomen.

    • También la pareja puede hablar al bebé en la parte baja del abdomen y así lo animará a moverse hacia el sonido de su voz.

  4. Moxibustión por un acupuntor o profesional fisioterapeuta especializado. Esta técnica está recomendada por la OMS y se puede realizar a partir de la semana 32.

  5. Terapia Craneo- Sacral.

  6. Versión cefálica externa (VCE): es una maniobra que hacen los ginecólogos especializados en torno a la semana 37 en el hospital. Antes de plantear esta técnica, prueba con todos los métodos naturales y posiciones posibles. El ginecólogo hace una presión sobre el abdomen de la madre para girar al bebé. El bienestar materno y fetal se monitorizan antes, durante y después de la técnica. Si la frecuencia cardíaca del bebé baja mucho, puede ser necesario un parto de emergencia. Tiene una probabilidad de éxito del 80%, pero es una maniobra agresiva que tiene ciertos riesgos. El principal inconveniente es que puede desencadenar el parto. El porcentaje de éxito es más elevado en el caso de la moxibustión que en la técnica de versión cefálica externa.