Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


Masaje perineal. ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

El masaje perineal es una técnica que consiste en masajear adecuadamente el conjunto de músculos que se encuentran en la zona del periné por donde va a pasar el bebé en el momento del expulsivo.

Esto favorecerá que estén más flexibles y elásticos y evitará desgarros. Además, y en la medida de lo posible, también reduce las posibilidades de que el ginecólogo tenga que realizar una episiotomía o incisión para facilitar la salida de la cabeza del pequeño.

Otro beneficio del masaje perineal es que permite a la mujer conocer la sensación de presión que experimentará durante el parto, para que en ese momento sepa cómo relajar la zona en lugar de tensionarla, lo que facilitará la expulsión.

El objetivo del masaje perineal es el de “despertar” al perineo, estirándolo, ablandándolo y dándole más elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse.


¿Para quién está recomendado?

Este tipo de masajes está recomendado para todas las embarazadas a partir de la semana 34 de embarazo. Por supuesto, pueden realizarse antes, pero su eficacia está comprobada a partir de este momento.

¿En qué casos está contraindicado?

Son pocos los casos en los que el masaje perineal no se puede realizar. Por ejemplo, si la embarazada sufre infecciones vaginales de repetición o activas, si tiene lesiones vaginales, si presenta placenta previa, si existe una amenaza de aborto prematuro, rotura prematura de membranas o si tiene programada una cesárea.

No es que el masaje perineal sea necesario para dar a luz correctamente, pero puede ayudar a prevenir heridas perineales (que no es poco) y puede ayudar a ir al parto con la zona más preparada y con más capacidad de conocimiento del proceso, al ser más consciente y sensible de los cambios que se van a producir.

¿Quién hace el masaje?

El masaje puede hacérselo una misma o puede hacerlo también la pareja, que puede sentirse así partícipe de la preparación al parto. Todo depende de cómo estén más cómodos los dos, porque hay mujeres que prefieren hacerlo ellas mismas en la intimidad y hombres a los que le producirá respeto hacer presión sobre las paredes de la vagina.

Si no estás segura de que el masaje lo estás relaizando correctamente, puedes acudir al fisioterapeutas especializados en Suelo Pélvico y nosotros mismos podemos realizarlo de manera que se asegure su correcta aplicación. 

 

Autora: Altea Velasco Barroso, fisioterapeuta especializada en Suelo Pélvico.