Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


¿Qué tipos ejercicios son buenos durante el embarazo y cuándo puedo empezar a realizarlos?


Hacer algún tipo de ejercicio físico durante el embarazo es beneficioso para la mayoría de las mujeres, pero…

¿qué ejercicio es el adecuado durante este periodo?

Esto depende del tipo de ejercicio que te guste y del consejo del médico. A muchas mujeres les gusta bailar, nadar, realizar ejercicios aeróbicos en el agua, hacer yoga, Pilates, practicar ciclismo o caminar. La natación es especialmente atractiva, ya que le otorga una sensación boyante (poder flotar y sentir que su cuerpo no pesa). Ejercicios sin impacto, como Pilates terapéutico adaptado a cada trimestre del embarazo te ayudan a mantener una forma física adecuada para el momento del parto y a prevenir o eliminar molestias durante el embarazo.

Es aconsejable evitar actividades que impliquen lo siguiente: 

·         Rebotar

·         Ejercicios de impacto

·         Saltar

·         Cambiar bruscamente de dirección

¿Cuándo puedo empezar a hacer ejercicio durante el embarazo?

La respuesta a nuestra pregunta dependerá de cada mujer, por lo que siempre será mejor que consultemos al ginecólogo sobre la posibilidad de iniciar o continuar con la práctica de ejercicio.

La razón principal es que el primer trimestre de embarazo es el más delicado y cuando existe mayor riesgo de que haya alguna complicación u aborto, por lo que cuando confirmemos la noticia del embarazo conviene revisar cuál es nuestra costumbre en lo relativo a la actividad física.


Si estábamos habituadas a un ritmo de deporte fuerte, hay que reducirlo o incluso pararlo de momento si tenemos algún indicio de que existe riesgo para el embarazo. Si nuestra práctica de ejercicio era suave, y se trata de ejercicios adecuados durante el embarazo, podemos seguir al mismo ritmo mientras no notemos dificultades.

Si no solemos hacer ejercicio, hay que empezar gradualmente durante el primer trimestre y a niveles de esfuerzo bajo, para ir poco a poco subiendo la intensidad del ejercicio. No se recomienda durante el primer trimestre iniciar ninguna actividad nueva. Siempre tendremos que estar atentas a que el ejercicio no nos cause dolor, sensación de “falta de aire” o cansancio excesivo.

 

Sería recomendable practicar ejercicio como Pilates, pero específico para embarazadas. Este ejercicio a demás de ayudarte a mantener un nivel de actividad física, te puede ayudar a prevenir o eliminar algunas molestias propias del momento del embarazo.

Desde la fisioterapia también podemos realizar clases específicas de preparación al parto, donde podemos trabajar el suelo pélvico de manera más selectiva y cuando llegue el momento del parto, este pueda dilatar bien y podamos evitar las temidas episiotomías.

 

Autora: Altea Velasco Barroso